jueves, 31 de diciembre de 2015


Era un adiós pronosticado
que se colaba por las ranuras del tiempo,
que marcaban las horas, cruelmente,
hacia ese fin esperado.

Se vistió sus ropajes de oropel
tras de si cerró la puerta
y la nochevieja marcó
el comienzo de su fin.

Entre las gentes se perdió
llantos  confundieron con risas
Sus gemidos y sollozos no se oían
entre estruendos de artificio.


Se acabó el último día,
del último año…
Y en las postreras horas,
mortificada entre versos rotos,
derramó las últimas lágrimas
sobre el champán con el que brindaría
por el primer día, del primer año,
de la primera vez en su vida
que aceptaría la soledad.
La soledad predestinada…

Y  dijo adiós.

Clara Garza. 31/12/15
!Feliz año 2016!

lunes, 21 de diciembre de 2015

el alma a los pies



La lluvia otoñal caía lenta 
entre luces de navidad recién estrenadas
con olor de castañas recién asadas
caminaba en las calles, entre la gente, 
disfrutando del ambiente navideño
mirando escaparates
 y pensando en regalos a comprar, 
en la lotería...
de repente un hombre, a cuerpo, sin paraguas, 
 y con cara de frío dice.
- Me puede dar unas moneditas. 
Mientras buscaba en el bolso añade:
- A ver si puedo llevarle algo de comer a mi hijita. 
Eran las 4 de la tarde, se me cayeron a los pies
 las luces, los adornos, los regalos,...
 las lágrimas que se mezclaron 
con la lluvia y el alma. 
Me fui a casa...
Clara Garza
21/12/15

martes, 1 de diciembre de 2015

Árbol de ciudad




Soy un árbol de ciudad,
vivo siempre entre cemento.
En asfalto mis raíces crecieron,
humos y alquitrán mi alimento.
Las aceras mi horizonte,
los semáforos mis estrellas,
y las luces de neón,
mi luna llena…
Bajo las sombras de los edificios
caen mis hojas podridas.
Mis ramas buscan el cielo
pero las podan en invierno…
El fluir del tráfico engendra el viento.
La basura de los humanos, mi sustento…
En el jardín domesticado
un árbol querido ha muerto.
Se acabó su andadura
en la ciudad  de cemento…

Clara Garza

1/12/15