lunes, 20 de marzo de 2017

Ni se va ni te deja

Un poema de los antiguos del otro blog en el día de la poesía:





Ni se va, ni te deja…
Como mancha imborrable de tinta en la mesa,
como el óxido corroe lentamente la verja,
como la roca horadada por la fuerte marea.

Ni se va , ni te deja…
Como viejo pergamino que testamento lega,
como cieno que en la noche alimenta la niebla,
como  pisadas perdidas que el tiempo conserva.

Ni se va, ni te deja…
Como la necesidad agobiante de comer que no cesa,
como la lección que se repite para que el colegial aprenda
o como un estribillo musical que la cabeza alberga.

Ni se va, ni te deja…
Sonsonete que repite cada día el teléfono que suena,
los lugares consabidos, los quehaceres, las faenas,
los dolores que repiten y, finalmente, se quedan.

Ni se va, ni te deja…
Los amigos que te olvidan o los que jamás regresan.
Las heridas que no curan y lentamente ulceran.
Los sueños que no fueron lentamente te entierran…

Mª Blanca Gómez

13/07/2013

5 comentarios:

  1. Así es la vida.
    Bonito poema.
    Me gusta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No podemos elegir, no depende de nosotros.

    ResponderEliminar
  3. somos una compilación de aciertos y errores
    sin ellos no seríamos nosotros
    hay que aceptarse adaptarse y proseguir

    besitos de sol

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, ni se va, ni te deja...

    Muy bonito poema.

    Un beso.
    ;)

    ResponderEliminar
  5. Me encanta. El final es preciosísimo.
    Besos, Clara.

    ResponderEliminar